lunes, 16 de enero de 2012

La oración es simplemente "agradecer".




"La oración no es exigible a Dios: -Dios, cúrame de esto.

 Dios sana mi pierna, mis ojos; alivia mi dolor de estómago, mi abdomen. 

Pasas tu vida irrespetando la vida y a la  naturaleza y luego vas a buscar a Dios para que te alivie.
 Como si Dios fuera tu sirviente al que le puedes pedir y ordenar.

 Y aún llegas a decirle: -Si me haces esto, entonces yo voy a cumplir esta promesa, o voy a hacer esta cosa., 
poniendo condiciones así a la existencia suprema, a la inteligencia suprema.
 Esto no funcionará. Todo es un juego de tu pequeña mente. 
Observa bien esto"



"El ser ateo no tiene nada de grandioso. 
Una persona muy tonta puede volverse atea. 
No se necesita mucho para negar a Dios.
 Lo puedes hacer con gran facilidad.

 Pero para afirmar la existencia de la inteligencia suprema, es necesario que seas alguien inteligente.
 Solo una persona inteligente puede tener fe en Dios.
 No solo creer, sino tener fe.



 La fe es más profunda y nace del interior de uno mismo. 
Cuando existe conocimiento, hay fe. 
Cuando no existe conocimiento, solo hay una creencia.
 ¿Puedes ver la diferencia?. "



"Cuando el conocimiento madura éste se convierte en fe.

 La oración es un estado total de fe.
 Dios sabe que darte. Él sabe lo que necesitas.
 La oración es tener conciencia de esto.

 No vayas a Dios como un mendigo,
 pidiéndolo esta pequeña cosa, o aquella otra cosa. 

Usamos a Dios como si fuera dinero. 
Actuamos como si Dios fuera un cheque que podemos cambiar. 
La gente va a los templos, a las iglesias o a las mezquitas para obtener cosas mundanas.
La gente hace alabanzas, ritos, ofertorios y va al templo para que su negocio prospere y para tener paz. 
Así colocan esta paz por encima de Dios. 

Tu paz se ha vuelto mas importante para tí que Dios. 
Este ego, este yo, permanece y Dios queda lejano y distante."

"Orar no es pedir. Orar no es exigir algo, No; orar es una acto de agradecimiento."
"Orar es reconocer el océano de amor que la existencia derrama sobre tí"



"Un ateo dice: -Déjame conocer primero a Dios y después orare. 

Esto es como decir: -Antes de meterme al agua quiero aprender a nadar!
 No; aquí la matemática es diferente.
 Primero es la oración. 

Orar es sentirse agradecido por ver, por oír, por todo lo que hay en el mundo entero. 

Orar es sentirse agradecido por todo lo que tienes ahora. ¡Eso es orar!..."

Sri Sri Ravi Shankar

No hay comentarios:

Publicar un comentario