sábado, 18 de enero de 2014

PLEGARIA DE UNA DAMA PIDIENDO UN MILAGRO

Señor Dios,
Tu que estas sentado a la siniestra de tu misteriosamente concebido hijo.
Me dirijo a ti en una plegaria fugaz,
pues me espera un te con el eminentísimo, casto y puro Arzobispo.
Humildemente te pido el siguiente milagro:
- Haz que la loca de la Paolita
se deje de andar de una vez con aquel negrito
y de una vez te pido por los infantes de África.
Son tantos… y tienen tanta hambre.
Ante ti Señor humildemente me inclino
Aaay…ya se me rompió la media…
Otro retraso más…
¡Qué Vergüenza!
Yo estoy viendo por  la Paolita…

Yo sé Señor que tu a todos nos hiciste igualitos..
¿Quién soy yo para decir lo contrario?
Pero es que ese muchacho revoltoso y arbitrario
no me da válido argumento
para verlo, peor tragarlo.
Hace años me hiciste el milagro
dándome mi hermosa y blanca hija.
Ahora ruego el portento
que la apartes de tal elemento.
Señor hay hambre en el mundo,
hay maldad, hay dolor.
Para que traer niñitos feos
¿Acaso no sería un rubito mejor?
Ahora Dios me despido
no sea que el Señor Obispo me deje afuera
y de pasadita te pido
si acaso algo más pedir…

¿Podrías proveerme pronto la plata para hacerme la cirugía?

Edelmauro Sanchéz


No hay comentarios:

Publicar un comentario